Responsive Ad Area
Portada » Noticias » Editorial: De Apruebos y Rechazos

Share This Post

Editorial: De Apruebos y Rechazos

Por Jorge Ríos del Río

Coordinador

Resulta inquietante que a tres semanas del cierre del debate en pleno y la culminación del “borrador” de la Nueva Constitución y su ingreso a la última fase de armonización, la campaña plebiscitaria ya haya comenzado. Inquietante pues no cabe duda que aún faltan normas por establecer y que estos últimos días resultan claves para lograr armar un concepto de lo que será la Nueva Constitución, entonces todo el esfuerzo político se basa en esta primera etapa en suposiciones y proyecciones ansiosas y porque no, mañosas, de lo que se ha visto en los debates de comisiones y en los plenos, eso si, con votaciones paradigmáticas como lo fue por ejemplo la votación del informe de la comisión de sistema político que el día miércoles 13 de marzo, que dio por resultado el fin a una institución centenaria como lo es el Senado, reemplazándolo por el binomio de la Cámara de las Regiones y la Cámara Plurinacional de Diputados y Diputadas.

Pero como resulta esperable ante los cambios, el ruido que generó en la opinión pública no dejó indiferente a nadie y poco a poco en redes sociales comenzaron a aparecer los activistas que llaman a votar por el apruebo o el rechazo ante el inminente plebiscito de salida, a pesar de que si bien el órgano legislativo se modificó, todavía resultan sometidas a discusión todas sus atribuciones, por lo que este activismo resulta a nuestro juicio completamente prematuro.

Si pudiésemos deslizar una crítica que se convierta en una petición al activismo político, sería que se trabaje en base al resultado de al menos un borrador completo ya que ante la notoria extensión que está adquiriendo el nuevo texto, se requerirá necesariamente de la armonización para poder ordenar, depurar y mejorar lingüísticamente lo acordado en el pleno de la Convención y así finalmente poder apreciar como serán las mecánicas jurídicas de un texto que viene a plasmar la sed de cambios de un pueblo chileno que democráticamente se expresó en las urnas y que en esta variopinta formación, no erudita, ni de élites por cierto, pero si muy real, plasmó en debates y en acuerdos de 2/3 de todos los miembros de este colectivo.

Creemos que las preocupaciones por el rumbo del destino de este trabajo constitucional, son otra cosa, pues son legítimas manifestaciones sociales ante un futuro en abierto cambio que se avecina, por lo que explicar y educar las propuestas acordadas, las visiones del país que cada constituyente posee y como estas se verán plasmadas en este nuevo orden jurídico que se plantea, resultan de una importancia fundamental para precisamente bajar las pulsiones de fanatismos acríticos, en sentido de rechazar todo lo que venga o aprobar cualquier creación que no de garantías de un desarrollo intelectual adecuado a la importancia del texto normativo que se está construyendo, ya que si algo ha dejado este proceso en claro es precisamente la importancia del diálogo político y la construcción de cambios en la paz que únicamente la democracia nos regala. Citando a Freud en su ensayo “El malestar en la culturaparte de la infelicidad del ser humano viene precisamente por las relaciones sociales ante las cuales se alza la cultura humana, entendida como hija del trabajo y las necesidades amorosas que poseen las personas o en otros términos, como representaciones fácticas a las pulsiones creadoras (del Eros) y a las pulsiones destructivas (del Thanatos), esto es normas restrictivas de impulsos humanos, sexuales o agresivos, normas necesarias y exigidas para mantener el orden social; orden social que es oscilante a lo largo del tiempo, de acuerdo a lo que señaló este pensador austriaco quien vivió lo peor del siglo XX, por lo mismo, he ahí la importancia de mantener este debate histórico que vivimos chilenas y chilenos, lo más alejado de pasiones y deshonestidades intelectuales que en este punto prematuro sólo buscan generar ambigüedades y ganancias políticas de corto plazo, arriesgando la trascendencia histórica de este ejercicio democrático y popular.

Share This Post

Deja un Comentario

Tu email no será publicado.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>